lunes, 18 de julio de 2011

Al ser contigo.

  Me despierto y a mi lado te veo, más ganas de continuar besando tu cuerpo crecen en mí. Ya cansado mis fuerzas se revitalizan y encienden fuego tu belleza. Nuestros labios ya gastados están de besarnos sin cesar durante horas y horas. Mis manos tiemblan, pero al presionarte a mi cuerpo firmes se ponen. Sin otro titubeo que el de mi respiración nuevamente te haré el amor como nunca antes lo hice y como nunca más lo haré. Porque cada momento contigo es único y siempre es especial estar juntos. Aunque nunca te haya visto, aunque nunca más te veré, sé que es único.
  Sabiendo que tu vida no soy yo, y que mi vida es cualquiera menos tú. Cada uno con sus fantasías y con sus vidas ya hechas lo único que deseamos es un momento de placer.
  Batidos en un remolino de sudor, gemidos y rasguños nos rodean por doquier. A ti que te has hecho la fama de mujer superada un simple mortal te ha hecho caer a los pies de su cama, a mí que ninguna ninfómana ha podido con mi corazón, tus manos son lo único que tocan y saber que al amanecer te perderé y nunca más volverte a verte es lo único que puede calmarme, porque yo soy un hombre casado y tú, tú eres una mujer de pago.

L.B.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario